Yoga, Salud e Inciensosincienso no tóxico

Artículo publicado en el número 183 de la revista Verdemente en el que se habla de la relación que existe entre los aromas naturales y las sensaciones que éstos despiertan en nosotros. El artículo se centra en las propiedades que poseen determinadas plantas y resinas para ayudar a profundizar en estados de relajación y meditación profunda, y explica el por qué de la importancia de consumir inciensos naturales para cuidar nuestra salud.

**********        **********

Nada está más íntimamente relacionado con la meditación y el yoga que la respiración correcta y profunda. Indistintamente del tipo de yoga que practiquemos, respirar correctamente nos permitirá llevar una vida más saludable y alcanzar mejores resultados en nuestras prácticas. Ya en los Vedas se le dedica una atención especial a través de varias prácticas conocidas como pranayama, entre cuyos beneficios destaca la capacidad de aumentar la concentración, reducir los niveles de stress, favorecer la comunicación con los Nadis (canales por los que fluye nuestra energía vital) y permitir una mayor conexión con las energías sutiles y el Atmán o conciencia universal que reside en nosotros. En definitiva, la respiración se halla directamente relacionada con nuestro desarrollo espiritual.

Esto significa que si no somos capaces de respirar adecuadamente estaremos bloqueando nuestra energía espiritual y los beneficios de nuestras prácticas se verán disminuidos. Para que esto no suceda deberemos dominar los dos principales canales energéticos, es decir: ida y pingala. Pero respirar conscientemente es un arte que la gran mayoría de personas desconoce porque ignoramos su importancia, en su lugar, lo hacemos de manera inconsciente, mecánica... Si las prácticas de yoga y relajación nos ayudan a ralentizar, a desconectar del plano mental y conectar con el "Ser", es gracias a la consciencia; y respirar conscientemente nos facilitará enormemente dicha conexión. Sin embargo, el problema no sólo se centra en cómo respiramos sino también en qué respiramos. Por lo que es de vital importancia preguntarnos qué es lo que vamos a inhalar cada vez que encendamos una varilla de incienso.

Cuando allá en la postguerra se empezaron a introducir en España los primeros libros de Hinduísmo y Budismo, poco tardaron en llegar los primeros inciensos procedentes de India. Desde entonces, tanto una cosa como la otra han ido en aumento y se han expandido para beneficio de todos. Bueno, beneficio..., no en todos los casos, pues se da la gran paradoja de que mientras las diversas prácticas de yoga y meditación tienden a equilibrarnos facilitando el flujo de nuestra energía vital, los inciensos que generalmente utilizamos intoxican nuestro organismo con sustancias químicas que a la corta suponen un obstáculo para que nuestro inconsciente se relaje y se halle en armonía y a la larga un verdadero problema para nuestra salud, pues varias de las sustancias químicas que contienen: ftalatos, bencenos o formaldehído, se hallan catalogadas como cancerosas por la OMS y nuestros pulmones las van a filtrar y a pasar directamente a nuestra sangre. Cierto es que las cantidades que contienen son muy pequeñas, pero no por ello dejan de ser un elemento más en nuestra vida que ayuda a intoxicar aún más nuestro organismo.

Hoy en día existen demasiados elementos que afectan a nuestra salud y que no podemos controlar, pero hay otros que sí. Podemos escoger entre alimentos transgénicos o tratados con pesticidas y alimentos ecológicos, productos de limpieza para el hogar altamente tóxicos o sustancias naturales; y también podemos escoger entre inciensos fabricados con esencias químicas e inciensos naturales que utilizan únicamente sustancias de la naturaleza, tales como resinas de distintos tipos de madera, plantas aromáticas, especias, frutas, semillas, flores... Las cuales, además de no dañar nuestra salud, nos aportan los beneficios naturales que contienen. No en vano, muchas de las plantas, flores y resinas que contienen los inciensos naturales se han utilizado desde tiempos remotos en la medicina tradicional y sus aromas han sido usados como estímulos para influir positivamente en la salud.

El problema principal en torno a la toxicidad de muchos de los inciensos que circulan en el mercado, deriva del gran vacío legal que existe en la Comunidad Europea a día de hoy en lo que a regulación se refiere. Pues no existe ningún control ni limitación en cuanto al contenido de las principales sustancias tóxicas que puede contener el incienso químico. Lo cual, permite que proliferen todo tipo de inciensos de baja calidad.

Según el Ayurveda, la salud es armonía en todos los niveles de nuestra existencia. Y la base de esta armonía se centra en lo que comemos, en lo que respiramos y en unos hábitos saludables. Vivir en armonía, pues, está en nuestras manos.


********* Volver a Incienso sin químicos Haidakham Babaji *********


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir