Vitaminas esenciales durante el Embarazo y Lactanciavitaminas vitales embarazo

Si estás embarazada asegúrate que estás vitaminas, esenciales para mantener los órganos reproductores femeninos saludables y para el desarrollo normal del feto, no faltan en tu dieta:
 
La Vitamina A (caroteno) estimula la regeneración de la membrana del útero, lo que es especialmente importante durante el periodo de postparto. La vitamina A también regulan el crecimiento del feto durante el embarazo.
 
La Vitamina B2 (riboflavina) permite que el embarazo y el parto se desarrollen sin problemas, por lo que se usa para evitar una posible interrupción del embarazo. Dado que es un catalizador del proceso de respiración celular y la percepción visual, intensifica el proceso de oxidación-reducción del organismo, participa en la formación del DNA y ayuda a la regeneración de tejidos, incluyendo las células de la piel.

La Vitamina C interviene en la síntesis del colágeno, participa en la formación y el mantenimiento de la estructura del cartílago, huesos y dientes e interviene en la formación de la hemoglobina y la maduración de los eritrocitos. Los niveles fisiológicos de ácido en una mujer embarazada son de gran importancia para el desarrollo normal de la placenta y también para incrementar la resistencia del organismo a las infecciones.

La Vitamina D (ergocalciferol, cholecalciferol) participa en el metabolismo del calcio y del fósforo, el proceso de la formación de la estructura del tejido óseo y se usa en la práctica obstetricia para la profilaxis del raquitismo en el feto.

La Vitamina E (tocoferol) juega un papel relevante en todos los procesos reproductivos: el funcionamiento de los órganos sexuales, el desarrollo del feto, el crecimiento de los órganos y ayuda a la formación de la leche en la madre lactante. La carencia de vitamina E provoca alteraciones en las funciones de los órganos sexuales, que puede ser causa de abortos.
 
El Ácido Folico, conocido como vitamina B9, juega un papel importante en el desarrollo del embrión, especialmente durante el periodo de formación del cerebro, puesto que estimula la hemapoiesis, formación de las células sanguíneas. Además, es necesario para producir los glóbulos rojos extra que requiere el embarazo (ya sabes que tu volumen sanguíneo aumenta muchísimo en estos meses) y evitar un tipo de anemia, la llamada megaloblástica. Pero el ácido fólico es muy conocido popularmente sobre todo por su labor protectora en el feto: disminuye el riesgo (hasta un 80%) de que el bebé nazca con algún defecto del tubo neural (espina bífida o anencefalia), algo que en la actualidad sucede en 1 de cada 600 embarazos. El ácido fólico también reduce las probabilidades de que el bebé tenga ciertas malformaciones cardiovasculares y de las vías urinarias, hendidura del paladar y labio leporino. Y recientes estudios apuntan a una relación directa entre el correcto consumo de ácido fólico y el menor riesgo de desprendimiento prematuro de la placenta. ASÍ ACTÚA EL ÁCIDO FÓLICO El poder del ácido fólico radica en que controla un aminoácido llamado homocisteína. Cuando hay escasez de vitamina B9, la homocisteína se dispara y su alta concentración en la sangre materna se relaciona claramente con el mayor riesgo de defectos del tubo neural en el feto. Podríamos decir que el ácido fólico se encarga de mantener “a raya” a este aminoácido. Las autoridades sanitarias, muy conscientes de la importancia que tiene tomar ácido fólico, piden que se enriquezcan con esta sustancia productos básicos de consumo, como la harina o los cereales. ¿CUÁNTO ÁCIDO FÓLICO NECESITAS? Aunque está claro el valor protector de la vitamina B9, muy pocas embarazadas la toman de forma correcta, menos del 10%. Con las siguientes recomendaciones te asegurarás un aporte completo de ácido fólico y te beneficiarás de sus propiedades. Toma nota: - En el embarazo necesitas consumir a diario 0,4 mg de esta vitamina. - Si ya has tenido un bebé con defectos del tubo neural, esta cantidad subirá hasta 4 mg diarios. También necesitarás aumentar el consumo de ácido fólico si has tomado durante mucho tiempo anticonceptivos orales, si eres fumadora habitual, si esperas dos o más bebés o si la actual gestación está muy próxima a la anterior. - Hay que empezar a tomarlo desde tres meses antes del embarazo y continuar haciéndolo durante todo el primer trimestre.
 
La deficiencia de Biotina es un problema común durante el embarazo, por lo que es recomendable medir la deficiencia de biotina. Lo mejor es hacerlo por medio de una excreción urinaria del ácido 3-hidroxilsvalerico (3-HIA), el cual aumenta como resultado de la disminución de la actividad de las enzima que depende de la biotina, llamada metilcrotonil-CoA carboxilasa. Pregnant women mostly lack folic acid, calcium, iron, vitamin A, vitamin B group and other nutrients. The nutrients of Chlorella and Spirulina can provide them with insufficient nutrition. The Chlorella growth factor found in Chlorella is perfect for children and pregnant women, which makes chlorella an affordable and useful product. The recommended dosage per day is 3g, and can be taken partially.

Más consejos sobre el Embarazo y Lactancia aquí


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir