Cómo afectan los Campos Electromagnéticos al descanso nocturno

revista VerdeMente Publicado en la revista VerdeMente. Mayo 2007

Por Mónica Gómez, terapeuta holística.

Como dijo Einstein "La materia es irrelevante, el campo energético lo es todo".

Todos los seres vivos generan a su alrededor un campo electromagnético (CEM) denominado campo energético o biocampo.
La existencia del aura, como se conoce desde la antigüedad al biocampo en las tradiciones orientales, está ya corroborado por la ciencia desde el 1994, año en el que el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos estableció el término biocampo referido a un campo electromagnético que rodea el cuerpo de una persona. Determinaron que el biocampo regula y equilibra múltiples sistemas. Su campo de acción abarca desde el nivel celular hasta el de todo el cuerpo.

El entrenamiento de las fuerzas especiales de los militares incluye la visión aural. Sin duda les resulta de suma utilidad conocer con exactitud, con tan solo mirar a una persona, lo que está pensando y sintiendo.
Y es que tanto las emociones como los pensamientos son campos electromagnéticos, y por tanto sus patrones se reflejan también en el biocampo. Se sabe que la frecuencia vibratoria de las emociones es más baja que la de los pensamientos.
Interferencias provocadas por las emisiones electromagnéticas artificiales procedentes de aparatos eléctricos, teléfonos móviles e inalámbricos, ordenadores, TVs, GPS, wifi, microondas y un largo etcétera pueden alterar nuestro biocampo y volvernos irritables, deprimidos o iracundos.

Por la noche, cuando el cuerpo baja la guardia, es cuando somos más vulnerables a las radiaciones electromagnéticas. Mientras dormimos el sistema inmunológico se desactiva y todos los esfuerzos se concentran en realizar las labores imprescindibles de reparación y limpieza.
El sueño está intrínsecamente relacionado con el sistema inmune. Si no duermes lo suficiente, o si la calidad del descanso nocturno no es bueno, tu sistema inmunológico resulta mucho menos efectivo en su incansable lucha contra invasores y patógenos. Gozarás de menos energía, motivación, te resultará difícil concentrarte y es más probable que te muestres irritable o incluso irascible por cualquier nimiedad.
Al ser el sueño una de las funciones básicas del ser humano, padecer trastornos en este área afecta negativamente a la salud. Resulta pues cuanto menos preocupante que un cuarto de la población sufra de del sueño.

Uno de los efectos más perniciosos de la contaminación electromagnética es inhibir la producción de melatonina, la denominada hormona de la oscuridad que secreta la glándula pineal durante la noche mientras dormimos. La melatonina es uno de los antioxidantes más poderosos que se conocen.
Esta hormona es un arma mucho más efectiva en la lucha contra los radicales libres que la vitamina E o el ácido ascórbico (vitamina C) de los que tanto se oye hablar.
La melatonina juega un papel fundamental en la prevención de numerosos cánceres, al evitar que ocurran mutaciones en el material genético.
Estudios realizados concluyen que las personas invidentes, al tener niveles más elevados de melatonina, tienen un riesgo menor de contraer cáncer.
Científicos británicos han sugerido que el incremento en la incidencia de leucemia infantil en UK, Europa y los Estados Unidos puede deberse a la exposición nocturna a la luz.

La disminución en la producción de melatonina puede producir a su vez el descenso de la serotonina, característico de patologías como la Depresión, el Parkinson o el Trastorno Afectivo Estacional (TAE).

Otra de las funciones de la melatonina es protegernos contra el envejecimiento

Se puede incrementar la producción de melatonina de forma natural exponiéndose a la luz del sol o a lámparas de espectro total durante el día y a una absoluta oscuridad durante la noche.
Es preciso utilizar cortinas o persianas que no dejen que la luz del exterior penetre en la habitación. El nivel de oscuridad debe ser tal que no veamos nuestra mano al colocarla delante de la cara. Asimismo evitar encender la luz si precisas levantarte para ir al baño, lo que interrumpiría la producción de melatonina durante el resto de la noche.
Incluso cuando nos exponemos a una pequeña cantidad de luz, natural o artificial, aún con los ojos cerrados, el cuerpo interpreta que ha finalizado la noche y comienza un nuevo día, dando la orden de interrumpir la producción de melatonina.

El electrosmog producido por las radiaciones electromagnéticas provoca una pérdida de sincronización de los biorritmos. Los llamados 'genes reloj' se descubrieron hace tan solo 5 años. Anomalías en su funcionamiento pueden impedir que las células reciban a las señales que interrumpen la división celular, o señales que indican a las células anormales que se auto destruyan (apostosis)
Las diferentes fases REM -fase de descanso cognitivo- que se suceden mientras dormimos disminuyen al someternos a CEM.

Es imprescindible no dejar el móvil encendido o aparatos eléctricos en las cercanías de la cama. Los radiodespertadores son especialmente nocivos, puesto que a las emisiones electromagnéticas que producen se suma la luz de los números en la pantalla digital. Ni que decir tiene que las mantas eléctricas son también desaconsejables.

Por otro lado, resulta de suma importancia medir las radiaciones electromagnéticas del dormitorio con objeto de reducirlas al mínimo durante la noche.

El informe del biofísico neozelandés Neil Sherry (Junio 2000), realizada a petición del Parlamento Europeo, concluye que "la radiación electromagnética de baja frecuencia (como la emitida por los teléfonos móviles) es perjudicial para el cerebro, corazón, feto, hormonas y células. Debido a la resonancia que produce en las células, la radiación interfiere en la comunicación entre las células, su crecimiento y regulación, dañando la base genética de la vida".

Aunque lo principal es minimizar en todo lo posible la exposición a los CEM, creo que hoy en día resulta imprescindible llevar siempre encima algún tipo de protección, así como en los dispositivos electrónicos más utilizados como el móvil, el router wifi y el ordenador.


saber más sobre el peligro de las radiaciones



                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir