Mejor el Earthing que el Nesting

causas y tratamiento de la gota 29 de Abril de 2017 📖 Por Mónica Gómez

No podemos seguir ignorando que el "nesting" está de moda. Nos suena más cool por ser un anglicismo que por lo que implica. Porque para cualquier hijo de vecino quedarse encerrado en casa todo el fin de semana nada tiene de guay, sobre todo si es por obligación, o si se trata de un sacrificio necesario para pagar la hipoteca. Pero claro, si te lo venden con una palabra extranjera ya es otro cantar, porque lo extranjero siempre tiene más caché (vaya usted a saber por qué...)

De ahí en más empieza a resultarte tentadora la nueva "tendencia" de quedarte en casa el "finde" descansando, leyendo o relajándote tras el estrés de la semana laboral. Encarnar el papel de ejecutivo estresado te hace sentir importante, aunque seas funcionario de 8 a 3. Evitas ojear las revistas del corazón en la peluquería te muestran que la élite de la sociedad no se desestresa el fin de semana precisamente dentro de sus casas, por muy lujosas que sean: golf, cocktails en fiestas chic, masajes balineses a 4 manos en spas de superlujo...

Bueno, basta de divagaciones me digo a punto ya de googlear "masaje balinés en Madrid". Yo a lo mío que es la salud... ¿aunque los masajes son saludables, no? 😉
El caso es que el estilo de vida actual ya nos había desconectado bastante de la naturaleza sin necesidad de que el nuevo trending del nesting venga a empeorar aún más las cosas.
Y el precio que pagamos por esta desconexión es alto porque el cuerpo humano está diseñado para vivir no sólo en armonía con la naturaleza sino en contacto físico con la Tierra. Contacto físico que en la actualidad se limita prácticamente a los contados pasos de la toalla a la orilla del mar en la playa durante el verano.
Y hasta eso nos fue robado en nuestra infancia a los que "fuimos a EGB" con la manía que tenían las madres de que no nos quitáramos las horribles cangrejeras ni tan siquiera para bañarnos en la playa o en el río. Sandalias "100% plastic" y presumo alrededor del 50% bisfenol, tóxico desconocido por aquel entonces 🙈

La cruda realidad es que cuanto más tiempo pases encerrado, ya sea en casa haciendo nesting, ganchilling (propongo propulsionar como trending el ganchillo, que viene fenomenal para desestresarse como te puede confirmar tu abuela) o en la oficina trabajando, más comprometes tu salud a largo plazo.

El nesting es un invento moderno, diametralmente opuesto al Earthing con el que la humanidad ha evolucionado desde sus orígenes.
Bueno, te preguntarás ¿Y qué puñetas es el earthing? La palabra Earth significa Tierra en inglés, por lo que se ha denominado Earthing al contacto directo con la tierra, como sucede cuando caminas descalzo por la yerba o la arena.
Y qué beneficios tiene el contacto directo con la tierra, te estás preguntando.
Vaya, te me has adelantado, justamente a eso iba a ahora...

Aún siendo anti-intuitivo el quid de la cuestión está en la electricidad.
El cuerpo humano bien se podría llamar cuerpo eléctrico, puesto que funciona a base de electricidad. La Tierra es un repositorio infinito de electrones (carga negativa), electrones que se absorben a través de las plantas de los pies cuando estamos descalzos y que neutralizan en el cuerpo el exceso de radicales libres (carga positiva) que nos enferman y envejecen.
Dado que los electrones contrarrestan la inflamación, origen de la mayoría de las enfermedades actuales por muy diferentes que sean sus síntomas, cabe preguntarse si el invento de los zapatos no fue el mayor error que cometió la humanidad.
Qué ironía que nos veamos obligados a buscar farmacias de guardia en días festivos por desconocer que tenemos una farmacia gratis bajo nuestros pies abierta 24 horas al día los 365 días del año.

Pero "no solo de Earthing vive el hombre". Además de la Tierra necesitamos el Sol, que por algo se le encumbró como el astro Rey.
El hombre durante toda su historia ha evolucionado bajo el amplio abanico de frecuencias de la luz solar, frecuencias que de forma similar a vitaminas o minerales nos proporcionan nutrientes imprescindibles para nuestro bienestar físico y emocional.
Desafortunadamente desde la aparición de la luz artificial cada vez pasamos más tiempo dentro de edificios, situación que ha desencadenado una silenciosa epidemia de mala iluminación equiparable en gravedad a la malnutrición.

Por otro lado, dependemos de los rayos solares para producir vitamina D. Y para ello es necesaria la exposición de buena parte de la piel al sol sin protector solar y durante el tiempo suficiente según la época del año, la tonalidad de la piel y la latitud del lugar.
Pero como nos hemos dejado convencer de que el sol es un malvado cuyo único interés es generarnos cáncer de piel, a la epidemia de mala iluminación se une la epidemia rampante de deficiencia de vitamina D, verdadera culpable del aumento del riesgo de todo tipo de cánceres y de otras muchas patologías.

Por si acaso a estas alturas del artículo sigues insistiendo en el nesting éstas son mis recomendaciones para...

Hacer nesting sin morir en el intento

Afortunadamente la tecnología ha hecho posible la integración del Nesting y Earthing. Dos antagonistas que dejan de serlo gracias a los dispositivos Earthing, ideados para que te conectes a tierra sin salir de casa mientras duermes, lees, ves la tele o revisas tu correo electrónico. ¡Menudo invento! porque obviamente para la mayoría el earthing es prácticamente imposible de implementar de forma consistente sin la ayuda de estos dispositivos.

Utiliza durante el día iluminación de espectro total que incluye las frecuencias de todo el espectro solar.

Suplementa con vitamina D. Como me lo preguntan mucho aclaro que la iluminación de espectro total, al estar pensada para usarse de continuo, no emite rayos ultravioleta, por lo que no va a servirte para broncearte ni para generar vitamina D.

No cometas el error de confundir el Nesting con el Nestea 😉 cuya versión sin azúcar saboteará los supuestos efectos relajantes de nesting. Sin azúcar sí, pero con Aspartamo, perjudicial excitotóxico que como su nombre indica excita las neuronas entre otros muchos efectos indeseados.


Notas:
- "Nesting" entre comillas siguiendo las recomendaciones de la Fundeu al tratarse de un anglicismo no adaptado.


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir