¿Sufres de Nomofobia?

¿Adicto a los teléfonos móviles? 30 de Marzo de 2017. Por Mónica Gómez.

Antes de que algún lector "políticamente correcto" se altere, aclarar que no se trata de una errata. Efectivamente quise decir nomofobia, no homofobia. ¿Qué es la primera vez que escuchas la palabreja? Pues te ahorro la consulta en wikipedia: la nomofobia es el miedo incontrolable a salir de casa sin teléfono móvil.
Considérate diagnosticada si te identificas con la siguiente estampa matutina acaecida en un día laborable cualquiera camino del trabajo.
El corazón se te dispara mientras, ya en el autobús, te sumerges desesperada en las entrañas de tu atestado bolso en busca de tu bien más preciado, aún a sabiendas de que con las prisas lo dejaste cargando en el enchufe de la cocina, y aún a sabiendas de que tu bolso no cuenta ni por asomo con la capacidad de materialización del maletín de Mary Poppins (si se tratara del maletín de la Señorita Pepis ya sería otro cantar dados los variopintos útiles de maquillaje que arrastras contigo a todos lados).

Aunque la escena sea más propia de un monólogo de El Club de la Comedia, la cruda realidad es que cada vez dependemos más y más de la tecnología, y "el que esté libre de nomofobia" que tire la primera piedra. Valientemente doy un paso al frente al confesar que olvidarme el móvil en casa 😱 me amargó un reciente viaje a Barcelona. Panorama sumamente aterrador ¡todo un fin de semana sin cámara de fotos ni endorfínicos pitidos de whatsapp! Afortunadamente gracias al servicio de despertador del hotel, o wake-up call que suena más fino, llegué a tiempo al seminario (que fue la excusa para regalarme una nueva escapada a una de mis ciudades favoritas).

El balance del fin de semana de obligado aislamiento tecnológico fue positivo, pues para salir airosa del trance solo necesité invertir en un reloj de pulsera, y sólo por estar obligada a acatar horarios estrictos. Y que me hubiera sido de gran ayuda el GPS de un móvil, dada la inesperada dificultad para localizar un reloj en venta, es señal inequívoca de que el oficio de relojero está en vías de extinción.
Y no sólo relojes, GPS, despertadores, cámaras de fotos y otros cachivaches se han visto destronados por el sacrosanto móvil, incluso el periódico ha perdido su protagonismo de antaño, principalmente en el baño según nos cuentan las estadísticas. Quién diría que uno de los lugares donde más nos enganchamos al "celular" (pronúnciese "selular" con acento mejicano para jorobar a Trump) es precisamente durante las visitas al Sr. Roca. Compruébalo tú mismo. Teclea nomofobia en Google y te aparecerá la foto escatológica de arriba.
También es cierto que no siempre el móvil lleva las de ganar. Y es que si se te acaba el papel higiénico en plena faena mejor tener a mano un periódico...

Estas nuevas adicciones gestadas en la era digital, aunque sin duda preocupantes, palidecen frente a la amenaza que supone para la salud las radiaciones electromagnéticas. Radiaciones que no dejan de intensificarse exponencialmente año tras año. Las cifras son alarmantes. Según un estudio más de un 60% de las radiaciones que emite el teléfono móvil penetra en el cerebro. 1

Pero como lamentarnos no nos conduce a nada, y a estas alturas de la película es imposible retroceder a la época de las cavernas, por mucho que se empeñen los seguidores de las dietas Paleo, mejor centrarse en minimizar el impacto negativo de las microondas que emiten los móviles.
Voilà algunas ideas muy fáciles de implementar:

Siempre que sea posible activa el altavoz cuando hables por el móvil, con lo que evitas pegar el teléfono a la oreja. Lógicamente cuanto mayor sea la separación entre el cerebro y el móvil mejor.

Envía mensajes en lugar de llamar. Si la llamada es imprescindible no te enrolles y procura que sea lo más breve posible.

Evita recintos con baja cobertura que incrementan significativamente la exposición a las radiaciones. Llevar el móvil encendido en el coche tampoco es una buena idea. Las radiaciones quedan atrapadas en el interior debido al efecto caja Faraday que origina la estructura metálica del vehículo. Así que es preferible que pongas el móvil en modo avión, independientemente de que te desplaces sobre cuatro ruedas. 😊

Incorpora Antioxidantes como astaxantina, cúrcuma, coenzima Q10 o selenio a tu suplementación habitual. Hay estudios que nos alertan que solo una hora al día de conversación con el móvil puede reducir los niveles de antioxidantes ¡ hasta en un 25% ! 2
Niveles bajos de antioxidantes garantizan niveles altos de radicales libres, que dañan el ADN de las células y con el tiempo puede degenerar en cáncer.

Protégete a ti y a los tuyos con dispositivos que armonizan las radiaciones artificiales. No recomiendo los dispositivos que bloquean las radiaciones sino aquellos que transforman las radiaciones circundantes en beneficiosas para el organismo. Mi favorita es la Tarjeta Ondehome, fabricada en Francia, que ha ganado numerosos premios. Es la única que conozco que además de protegerte ¡aumenta hasta en un 15% la cobertura del móvil!

Si todavía no lo has hecho apúntate al Earthing. El Earthing deriva del inglés Earth, que significa Tierra, y se refiera al contacto directo con la tierra, como cuando caminas descalzo por la playa. Según Richard Feynman, galardonado con el Premio Nobel, el contacto con la tierra es el antídoto natural a las radiaciones artificiales creadas por el hombre. 3
Cuando nos conectamos a tierra el campo electromagnético de nuestro cuerpo se fusiona con el campo electromagnético natural de la Tierra, el cual actúa de escudo protector frente a las radiaciones nocivas.
Los beneficios del Earthing no se limitan a protegernos de las radiaciones nocivas sino que benefician de forma holística nuestra salud restableciendo el equilibrio eléctrico en el cuerpo. La enfermedad asoma su cabeza cuando acumulamos un exceso de carga positiva. La carga negativa de la Tierra contrarresta dicho exceso.

Referencias:
1. Cardis et al. "Distribution of RF energy emitted by mobile phones in anatomical structures of the brain." Physics in Medicine and Biology. 2008. 1;53(11):2771-2783.
2. Arbabi-Kalati F, Salimi S, Vaziry-Rabiee A, Noraeei M. "Effect of Mobile Phone Usage Time on Total Antioxidant Capacity of Saliva and Salivary Immunoglobulin A." Iranian Journal of Public Health. 2014;43(4):480-484.
3. Gaétan Chevalier, Stephen T. Sinatra, James L. Oschman, Karol Sokal, and Pawel Sokal. "Earthing: Health Implications of Reconnecting the Human Body to the Earth's Surface Electrons." Journal of Environmental and Public Health Volume 2012 (2012), Article 291541


saber más sobre el peligro de las radiaciones



                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir