La aspirina fue la causa de mayor mortalidad durante la epidemia de gripe de 1918

La evidencia histórica sugiere que el exceso consumo de aspirina durante la epidemia de gripe de 1918-1919 contribuyó en gran medida a la alta mortalidad que registrada durante la epidemia. La mayoría de los fallecimientos debidos a la gripe, son en realidad el resultado de neumonía. Las muertes ocurridas en 1918 atribuidas a la gripe podrían deberse en realidad a complicaciones pulmonares, causadas por un consumo excesivo de aspirina. La aspirina era el tratamiento recomendado durante la epidemia de gripe, pero un consumo excesivo puede provocar toxicidad. El resultado es hemorragia y almacenamiento de fluido en los pulmones que puede conducir a la muerte por complicaciones respiratorias.

EmaxHealth October 3, 2009


Comentario Durante la epidemia de gripe de 1918 todavía no habían apareciedo los antibióticos, tampoco se disponía de respiradores o de fluidos intravenosos. Lo único que podían ofrecer los doctores en aquella época era una cama caliente y aspirina. Ahora parece ser que las recomendaciones equivocadas de los médicos fueron la causa de numerosas muertes por edema pulmonar -una acumulación excesiva de fluido en los pulmones- que puede ser debida a una ingesta excesiva de aspirina.
De esta historia se puede deducir que incluso una medicina tan corriente como la aspirina no deja de tener riesgos asociados. Y si la "inocente" aspirina puede provocar la muerte, ¿qué se podría pensar por ejemplo de las vacunas que nos recomiendan para la gripe? o aún peor de la nueva triple vacuna de la gripe A -gripe porcina contra la inventada epidemia de gripe, cuyos efectos secundarios son totalmente desconocidos...

Otros estudios recientes indican que más que el virus de la gripe, la causa de la mayoría de las muertes por la epidemia de gripe de 1918 fue la infección por streptococcos. Hoy en día, con la existencia de los antibióticos, esta infección no habría supuesto causa de muerte masiva. Por tanto, el terror que se está infundiendo actualmente a la población con la epidemia de gripe, a fin de vender vacunas y enriquecer a las compañías farmaceuticas, está totalmente infundado. Y recuerda: no necesitas vacunas, tu sistema inmunológico es bien capaz de hacer frente al virus de la gripe. Tú única preocupación es mantenerlo en forma con una alimentación sana, ejercicio y suplementos nutricionales que ayuden a fortalecerlo.


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir